La Ley de Emprendedores rebajará los impuestos sobre el ‘capital semilla’

La Ley de Emprendedores rebajará los impuestos sobre el 'capital semilla'

La Ley de Emprendedores rebajará los impuestos sobre el ‘capital semilla’

Con año y medio de retraso, sí; pero más vale tarde que nunca, y el Gobierno aprobará el próximo día 26 la Ley de Emprendedores. Un proyecto que el presidente Mariano Rajoy anunció en su discurso de investidura para el primer trimestre de la año pasado, pero que, por fin, verá la luz, incorporando en su articulado la aplicación del IVA de caja para autónomos y pymes y deducciones fiscales para las inversiones en capital semilla.

Esta última es una de las principales novedades que incorpora el proyecto que actualmente está ultimando el Ejecutivo, y que va a permitir que se puedan deducir, tanto en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) como en el Impuesto sobre Sociedades,las aportaciones a capital semilla durante todo el tiempo que dure dicha aportación. Además, estas aportaciones tendrán también una deducción sobre las plusvalías generadas cuando se recupere la inversión.

Deducción pendiente

Aunque la cuantía a deducir todavía está pendiente de definir, las estimaciones que baraja el Gobierno oscilan entre el 10 y el 15% del total de la aportación y de la plusvalía generada. Y el objetivo que pretende el Gobierno es impulsar la creación de empresas de tamaño medio.

El capital semilla es un tipo de oferta de acciones en la cual un inversor adquiere una parte de un negocio o empresa. El término semilla sugiere que se trata de una inversión temprana, lo que significa que el apoyo al negocio se realiza en su fase de creación hasta que consigue generar su propio cash flow, o hasta que está listo para una nueva inversión.

En el capítulo de la fiscalidad, la Ley de Emprendedores dará vía libre al esperado IVA de caja. Un cambio en el pago del impuesto largamente reclamado y que, con carácter voluntario, permitirá ingresar el pago de este impuesto sólo cuando se cobren efectivamente las facturas. La medida se aplicará a pymes y autónomos no sujetos al régimen de módulos con un volumen de negocio inferior a dos millones de euros, y los técnicos de Hacienda estiman que beneficiará a casi 1,3 millones de autónomos y más de un millón de pymes.

Además, la nueva normativa incluirá la anunciada deducción de hasta el 10% en la cuota íntegra del Impuesto sobre Sociedades para los beneficios que se reinsertan en la actividad empresarial. Esta mejora afectará a las empresas con un volumen de negocio inferior a 10 millones de euros.

Asimismo, los trabajadores autónomos podrá aplicarse en la declaración del IRPF las deducciones fiscales por I+D+i que actualmente se aplican las empresas en el Impuesto sobre Sociedades.

Por lo que respeta a la financiación, y además de los incentivos al capital semilla, el Ejecutivo está estudiando la posibilidad de incluir algún tipo de medida alternativa de micro financiación. En este punto, una de las medidas que está actualmente sobre la mesa es habilitar una línea de microcréditos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) por un importe estimado de 2.000 millones de euros.

Responsabilidad limitada

Importantes también desde el punto de la seguridad de los emprendedores son las medidas que incluirá la nueva Ley relativas a la limitación de la responsabilidad y elfomento de la segunda oportunidad para las iniciativas empresariales que fracasen.

En el caso de la responsabilidad limitada, el texto legal en el que están trabajando los ministerios de Economía, Hacienda y Empleo, fijará un mínimo inembargable por los acreedores, incluidas las Administraciones Públicas, para permitir al emprendedor reflotar o reiniciar su actividad empresarial.

En ese mínimo inembargable figuran la residencia familiar, el automóvil, los instrumentos de trabajo necesarios para el desarrollo de la actividad, y una cantidad económica equivalente al salario mínimo interprofesional.

La segunda oportunidad tiene como objetivo dar una nueva opción a los emprendedores que fracasen en su primer intento de negocio. Para ello se intentará hacer una traslación de la legislación francesa, con el aplazamiento durante dos años de las deudas pendientes con la Seguridad Social derivadas del primer proyecto fallido.

Asimismo, y entre los nuevos mecanismos para el cierre de empresas y negocios, el Gobierno va a impulsar la resolución extrajudicial del cierre de las compañías para casos de apuros económicos. El objetivo que se persigue es permitir la rápida disolución de las compañías para evitar el deterioro de los activos mientras se nombran administradores judiciales y se establecen concursos de acreedores.

Y en esta línea de la rapidez , el proyecto de Ley de Emprendedores que está diseñando el Ejecutivo agilizará los trámites burocráticos y las trabas administrativas para conseguir que sea factible la creación de una empresa en un periodo máximo de 24 horas.

Reducir costes

Paralelamente a la agilización se pretende reducir los costes del emprendedor en el inicio de un nuevo negocio, para lo que los responsables del proyecto van a reducir a sólo 40 euros el coste administrativo para crear una empresa nueva.

Para ello, el Gobierno colgará en las páginas del Centro de Información y Red de Creación de Empresas (CIRCE) una serie de formularios estandarizados para cumplimentar por el emprendedor y que, una vez efectuado, gozarán de plena validez jurídica. En principio, la idea del Gobierno es que estos formularios hagan innecesario acudir al notario para registrar la nueva sociedad, aunque las presiones del colectivo notarial podrían hacer reconsiderar la iniciativa.

La cuenta de compensación fiscal limitada a la Agencia Tributaria y algunas desgravaciones a la exportación son otras de las medidas en las que trabaja el Gobierno.

Fuente: elEconomista.es, 15.04.2013