El cheque

I. EL CHEQUE.

1. ¿Qué es el cheque?.

El cheque es un documento o título que contiene una orden o mandato de pago de una cantidad determinada de dinero, que formula la persona que lo libra o emite (o sea, quien lo firma) contra una entidad de crédito (Banco, Caja de Ahorros, Caja Postal o Cooperativa de crédito) en la que dispone de dinero, para que ésta lo pague al tenedor legítimo del documento.

 

2. Personas que intervienen en un cheque.

En el cheque intervienen tres personas:

( Quien emite o crea el cheque (por ejemplo, el comprador de determinadas mercancías), firmándolo de su talonario impreso recibe el nombre de librador.

( La entidad de crédito (Banco, Caja o Cooperativa) a quien se ordena pagar la cantidad de dinero que el cheque expresa a su tenedor legítimo, si tiene fondos disponibles recibe el nombre de librado.

( La persona que recibe el cheque del librador y debe presentarlo y cobrarlo (por ejemplo, quien le ha vendido unas mercancías) se denomina tenedor.

 

3. Función económica del cheque.

La función económica fundamental del cheque es la de constituir un medio de pago de deudas pecuniarias sin necesidad de entregar papel moneda.

El cheque siempre ha estado ligado a los depósitos bancarios de dinero que las personas físicas, sociedades y otras personas jurídicas tenían custodiados en los Bancos. Los clientes de éstos, en vez de sacar dinero en metálico o en papel moneda para entregarlo a sus acreedores y pagar en dinero sus deudas, preferían, por razones de comodidad y de seguridad, sustituirlo por una carta o documento dirigido a su banquero ordenándole que pagara una cantidad de dinero a su acreedor, o sea, al portador del cheque que se lo presentara al cobro.

El desarrollo económico y el constante incremento de los depósitos bancarios produjeron una extraordinaria expansión del cheque, pasando éste de ser un simple documento para retirar fondos del Banco depositario a convertirse en un verdadero medio de pago que permite al depositante del dinero en el Banco pagar una deuda sin necesidad de proceder a la entrega de dinero físico.

La entrega de cheques para realizar el pago de deudas tiene indudables ventajas puesto que evita el desembolso de numerario en las transacciones comerciales con los riesgos que ello comporta. Sin embargo, en la actualidad, la utilización del cheque como medio de pago está siendo desplazada por el uso generalizado de tarjetas de crédito.

 

II. LA REGULACIÓN DEL CHEQUE. SUS CARACTERíSTICAS Y SU FORMA.

1. La Ley Cambiaria y del Cheque.

El cheque está regulado por la Ley Cambiaria y del Cheque de 19 de julio de 1985. Su entrada en vigor, el 1 de enero de 1986, coincide con el ingreso de España en la Comunidad Europea. Esta coincidencia cobra significado porque la regulación del cheque, al igual que la de la letra de cambio, está inspirada en los Convenios de Ginebra de 1930 y 1932 en los que se basan también las legislaciones de la mayor parte de los países de la Comunidad Económica Europea.

Por todo ello, y a partir de la entrada de España en la Comunidad Económica Europea, nuestro país dispone de una regulación sobre el cheque similar a la de la mayor parte de los países europeos.

 

2. Caracteres del cheque.

Configurado el cheque en la Ley como una orden o mandato de pago, incorporada a un título de crédito formal y completo, que permite al librador disponer, en favor de una determinada persona o del simple portador del título, de fondos que tenga disponibles en una entidad de crédito, puede concluirse que sus caracteres son los siguientes:

1. Es una orden de pago pura y simple, cualquier condición se tendrá por no puesta.

2. Es una orden de pago a la vista, cualquier mención contraria a dicho pago se considerará como no escrita.

3. Es una orden de pago del librador sobre fondos disponibles en un Banco o entidad de crédito.

( En caso de no tenerlos en poder del librado deberá pagar al tenedor, además de la cantidad indicada, el 10 por ciento del importe no cubierto del cheque, y la indemnización de los daños y perjuicios, sin menoscabo de la eventual responsabilidad penal (prisión de seis meses a dos años de conformidad con el art. 395 del Código Penal).

( Si el Banco librado sólo dispone de una provisión parcial del librador en el momento que se le presenta el cheque, está obligado al pago parcial del cheque hasta donde lo permita la provisión de aquél en poder del Banco.

4. El cheque no puede ser aceptado, cualquier fórmula de aceptación se reputará no consignada.

 

3. Forma del cheque.

El cheque es un título formal que exige determinados requisitos. Así:

1º La denominación de cheque ha de figurar en el texto mismo del título y expresada en el mismo idioma empleado para la redacción de éste (por ejemplo: «Páguese por este cheque al portador» o «Páguese a D. XX por este cheque»).

2º El importe del cheque puede expresarse bien mediante cifras o bien en letras, aunque lo habitual es que se exprese y escriba por los dos procedimientos:

( Si figura el importe en números y letras y existe discordancia sobre la cantidad, prevalecerá la cantidad expresada en letra.

( Si el importe figura más de una vez, sólo en números o sólo en letras, y existe discordancia, prevalecerá la cantidad menor.

3º El nombre del librado, esto es, el que debe pagar, que ha de ser necesariamente un Banco, Caja de Ahorros o Cooperativa de crédito.

4º La fecha de emisión del cheque es un requisito necesario a efectos de computar el plazo de presentación del cheque al pago, pero no es indispensable la consignación del lugar de emisión del cheque puesto que si se omite se considerará suscrito en el lugar que aparezca junto al nombre del librado.

5º El lugar de pago no es un requisito esencial, si no se indica se presume como tal el que figura próximo al nombre del librado y, si son varios los lugares, el primero mencionado. A falta de esas indicaciones, el cheque deberá pagarse en el lugar de su emisión o, si el librado carece de establecimiento en él, donde tenga el establecimiento principal. El cheque, al igual que la letra, se puede domiciliar, emitiéndose para que se pague en el domicilio de un tercero, siempre que éste sea un Banco.

6º La firma del librador, esto es, del que expide el cheque.

No obstante, el escaso tiempo en que el cheque puede estar en circulación, dada la brevedad de los plazos de presentación al pago la Ley admite la validez del cheque en blanco (destinado a ser ulteriormente completado).

 

III. MODOS DE GIRAR UN CHEQUE.

El cheque puede girarse:

( A favor o a la orden del mismo librador. En este supuesto, el librador asume también la posición de tomador o tenedor del título y puede conservarlo en su poder para cobrarlo al vencimiento, o ponerlo en circulación endosándolo a otra persona que le sustituirá en la posición de tenedor.

( Por cuenta de un tercero. Aún cuando el librador actúe por cuenta de un tercero y lo exprese así en el título, gira en nombre propio y queda directamente vinculado por la garantía de pago que la Ley le impone, sin perjuicio de sus relaciones (extracambiarias) con el tercero por cuya cuenta gira.

( Contra el propio librador, que asume así la doble posición de librador y de librado. Esta forma de giro sólo se admite por la Ley cuando el título se emita entre distintos establecimientos del librador. Es decir, cuando el cheque es girado de un establecimiento a otro (casa central, sucursales, filiales, etc.) de un mismo Banco o entidad de crédito que es a la vez librador y librado.

 

IV. CIRCULACIÓN DEL CHEQUE.

1. ¿Cómo se transmite un cheque?.

El cheque, como todo título-valor, es un documento que puede ser transmitido cuando así interese o convenga a su tenedor. Ahora bien, a diferencia de la letra de cambio que es un título en el que la transmisión goza de una gran importancia, en el cheque los problemas de la transmisibilidad tienen una importancia menor, debido fundamentalmente a dos circunstancias:

1º En primer lugar, el cheque es un instrumento de pago que se entrega para saldar una deuda y no un instrumento de crédito como la letra de cambio.

2º En segundo término, a diferencia de la letra, en el cheque no existen dos fechas, la de libramiento y la de vencimiento, entre las que el documento puede ser transmitido. En el cheque sólo existe una fecha, la de libramiento, y un corto plazo para su presentación al cobro. Por ello el período durante el que puede transmitirse es muy reducido.

 

2. Diversos regímenes de transmisión.

Aunque lo normal es que el cheque no se transmita, la Ley reconoce que puede convenir al tenedor transmitirlo. En este caso, el régimen de la transmisión del cheque dependerá de la forma en que se haya designado a su titular-tenedor.

1º Si el cheque es al portador, la transmisión se produce por la simple entrega del documento de un tenedor a otro.

2º Si el cheque está emitido a la orden de una persona determinada cuyos datos menciona, el cheque se transmite por endoso, es decir mediante una declaración de voluntad de transmitir escrita en el mismo documento y firmada por el transmitente. Esta declaración debe ir acompañada de la entrega del documento a su adquirente, al que se denominará endosatario.

Así por ejemplo, el vendedor de unas mercancías que recibe su importe del comprador por medio de un cheque expedido a la orden del propio vendedor, puede endosar el cheque a quien sea su proveedor y por tanto su acreedor. El endoso se realizará mediante la expresión al dorso del cheque «Páguese al portador» o bien «Páguese a la orden de D. XX» o «Páguese a D. XX» con la firma del endosante (es decir, del vendedor de las mercancías).

La simple firma del tenedor del talón puesta al dorso del cheque se entenderá como endoso en blanco, que es admitido como procedimiento para su transmisión por la Ley Cambiaria y del Cheque.

3º Si se trata de un cheque nominativo directo, es decir, de un cheque cuyo tenedor está designado de forma nominal, sin la expresión a la orden, para su transmisión caben varios supuestos:

( Si el cheque nominativo directo lleva la cláusula no a la orden u otra equivalente, sólo puede ser transmitido en la forma y con los efectos de una cesión ordinaria de créditos.

( Si, por el contrario el cheque nominativo directo, guarda silencio sobre la cláusula a la orden, es decir, no la prohibe expresamente, podrá ser transmitido por endoso, mediante los requisitos expresados en el anterior apartado 2º.

 

V. LA PRESENTACIÓN DEL CHEQUE PARA SU PAGO

1. La presentación del cheque.

Para que un cheque sea pagado, ha de ser exhibido y presentado por su tenedor al librado, precisamente en el domicilio de éste. Con esta presentación se está realizando un requerimiento de pago.

 

2. Requisitos de la presentación del cheque.

Para que la presentación del cheque tenga efectividad, o sea, obligue a su pago, deberá reunir varios requisitos:

1º La presentación del cheque ha de ser realizada en el domicilio del librado en el que el librador posee los fondos. Es decir, la presentación ha de tener lugar en la oficina del establecimiento de crédito que ha expedido el talonario al cliente. Si se presenta en otra distinta, puede pagarse previa conformidad de aquélla.

2º La presentación ha de realizarla el poseedor legítimo del cheque. Lógicamente esta condición variará si el cheque ha sido expedido al portador, a la orden, o en forma nominativa directa:

( Si el cheque es al portador (lo que significa que no menciona la identidad de nadie), el librado debe pagarlo a quien sea su simple poseedor y lo presente.

( Si es nominativo (sea o no a la orden), el Banco librado deberá comprobar que el presentador del cheque es la persona indicada en el mismo, mediante la oportuna identificación.

3º Para que el cheque sea pagado a su presentación, deberá contener todos los requisitos exigidos por la Ley.

4º Por último, la presentación ha de ser realizada en los plazos marcados por la Ley, plazos que para los cheques pagaderos en España son los siguientes:

( 15 días desde la fecha de su libramiento, si ha sido emitido en España.

( 20 días desde la fecha de su libramiento si ha sido emitido en otro lugar de Europa.

( 60 días desde la fecha de su libramiento, si ha sido emitido fuera de Europa.

Ello no obstante, la presentación del cheque fuera de estos plazos no le supone al tenedor la pérdida de sus derechos. Las entidades de crédito suelen pagar los cheques aunque les sean presentados fuera de los plazos señalados en la Ley, siempre que posean suficiente provisión de fondos del librador y no hayan recibido orden en contrario del librador.

 

3. Cheque presentado por «ventanilla» y cheque «ingresado en cuenta».

Todos los requisitos que se han comentado con anterioridad entran en juego cuando el tenedor presenta el cheque por ventanilla, es decir, en el propio domicilio de la entidad librada para percibir personalmente su importe en efectivo.

Pero el cheque emitido contra la cuenta del librador en un establecimiento de crédito, puede también ser entregado por el tenedor en su Banco, Caja o Cooperativa de Crédito para que su importe sea abonado en su propia cuenta corriente. En este caso, se abona salvo buen fin, es decir, cuando se comprueba que el librador del cheque tenía fondos en la cuenta corriente de origen.

En la actualidad, la mayor parte de los cheques se cobran de esta forma. El tenedor de un cheque normalmente y sobre todo si se trata de cheques por una suma importante no los cobra retirando el importe en billetes de la ventanilla del Banco librado, sino que lo endosa a su propio Banco para que el importe quede abonado en su propia cuenta.

 

VI. FALTA DE PAGO DEL CHEQUE

Si un cheque no es pagado a su vencimiento, por no disponer el Banco de provisión de fondos suficiente de su librador, el tenedor insatisfecho no queda desprotegido, pues la Ley le faculta para reclamar judicialmente su importe.

 

1. El protesto del cheque.

El tenedor de un cheque que no es pagado a su vencimiento, debe solicitar el levantamiento del protesto para demostrar que el Banco librado se ha negado a pagar y no ha pagado el cheque, siempre que el portador del cheque quiera exigir su pago ante los Tribunales de Justicia.

El protesto levantado por un Notario, puede ser sustituido por otros procedimientos que surten los mismos efectos: la simple declaración de la entidad de crédito librada puesta en el cheque impagado, manifestando su negativa al pago, las causas que le obligan a ello (por ejemplo la falta de provisión de fondos) y la fecha; o también, idéntica declaración fechada y puesta por la Cámara o sistema de compensación por el que se haya presentado el cheque al cobro.

Es posible dispensar del levantamiento del protesto mediante la cláusula «sin gastos» o «sin protesto», puesta o escrita en el propio cheque. Mediante de esta cláusula que debe expresarse en el mismo cheque con las palabras «sin gastos» o «sin protesto», el librador de un cheque faculta al tenedor para abstenerse si así lo desea, de levantar protesto notarial.

El protesto o la declaración equivalente debe hacerse antes de la expiración del plazo de la presentación. Si la presentación se efectúa el último día del plazo, puede hacerse el protesto o la declaración equivalente en los dos días hábiles siguientes.

 

2. Acciones de que dispone el tenedor de un cheque que ha resultado impagado.

El tenedor de un cheque no pagado sólo dispone de la acción regresiva contra el librador, los avalistas y los endosantes y de la acción de enriquecimiento en su caso.

a) La acción de regreso puede ejercitarse por la vía ordinaria o por la ejecutiva, pudiendo proceder el tenedor contra todos los obligados solidarios individual o conjuntamente.

El tenedor de un cheque impagado no sólo puede reclamar el importe del cheque, sino que además de los gastos que el impago le cause, de los intereses de su importe que se le deben pagar (calculados al tipo legal incrementado en dos puntos) y de la indemnización de los perjuicios que se le hayan causado, el tenedor del cheque no pagado podrá reclamar el 10 por 100 del importe no satisfecho del cheque.

b) La acción de enriquecimiento en el supuesto de que se hayan perdido y no puedan ejercitarse las acciones cambiarias y causales.

 

3. Prescripción.

Todas las acciones derivadas del cheque están sometidas al plazo de prescripción de seis meses. Lo que varía entre unas y otras es el momento en que se inicia el cómputo de ese plazo:

a) Las acciones que corresponden al tenedor contra los endosantes, el librador y los demás obligados prescriben a los seis meses, contados desde la expiración del plazo de presentación.

b) Las acciones que corresponden entre sí a los diversos obligados al pago de un cheque prescriben también a los seis meses, pero contados en este caso desde el día en que el obligado ha reembolsado el cheque o desde el día en que se ha ejercitado una acción contra él

La prescripción se interrumpe por las causas establecidas en el artículo 1973 del Código Civil y sólo surtirá efecto contra aquel respecto del cual se haya efectuado el acto que la interrumpa.

 

VII. CHEQUES ESPECIALES.

Algunos cheques pueden calificarse de especiales en razón a que el pago de los mismos está sujeto a determinadas condiciones o requisitos que no rigen para los demás.

1º El cheque cruzado. Es aquel en el que el librador consigna (normalmente de forma cruzada entre dos barras paralelas sobre el anverso del cheque) que debe pagarse a una entidad de crédito determinada que se identifica mediante su denominación social, o bien a una indeterminada, en cuyo caso se especifica entre las barras la expresión «y compañía»

Con este cheque se intenta evitar que un cheque robado o extraviado puede ser cobrado por quien no sea su poseedor legítimo, ya que al tener que ser ingresado en un Banco o Caja y en una cuenta en él abierta, el librador siempre podrá identificar a quien ha percibido su importe.

2º El cheque para abonar en cuenta. Se libra a favor del tomador con el fin de que éste lo entregue en su Banco, Caja o Cooperativa de Crédito e ingrese su importe en cuenta corriente. Se prohibe, de esta forma, que el cheque se pague en efectivo.

3º El cheque conformado o certificado. El librador o tenedor de un cheque podrá solicitar de la entidad de crédito librada que preste su conformidad al mismo. Cualquier mención de «certificación», «conforme» u otra semejante firmada por el librado acredita la autenticidad de éste y la existencia de fondos suficientes para su pago.